ALUMNADO QUE PRECISA DE ACCIONES DE CARÁCTER COMPENSATORIO

Alumnado que precisa una atención educativa diferente a la ordinaria y de acciones de carácter compensatorio para el desarrollo y/o la consecución de las competencias clave, así como para la inclusión social, y en consecuencia, la reducción o eliminación del fracaso escolar, derivadas de su historia personal, familiar y/o social, con una escolarización irregular por períodos de hospitalización o de atención educativa domiciliaria, por pertenencia a familias empleadas en trabajos de temporada o que desempeñan profesiones itinerantes, por cumplimiento de sentencias judiciales que afectan a la asistencia regular al centro educativo, por absentismo escolar en origen o en destino, y por incorporación tardía al sistema educativo. Dentro de este alumnado se incluirá en el censo aquel que presenta un desfase en el ritmo de aprendizaje y desarrollo que implique una atención más personalizada, en el 2º ciclo de educación infantil; un desfase curricular de al menos un curso en la etapa de educación primaria y dos cursos en secundaria, tomando como referencia lo establecido en el Proyecto Educativo de su centro, no explicándose este desfase por la existencia de necesidades educativas especiales o dificultades de aprendizaje.

 

 

INSTRUCCIONES 22 JUNIO 2015

ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES

Antes de empezar a definir el concepto de alumnos y alumnas con altas capacidades hemos de aclarar que no se trata de un grupo muy homogéneo sino, todo lo contrario nos referimos a un grupo humano que presenta una gran diversidad ya sea en cuanto al nivel curricular como otros factores de personalidad, motivación, condiciones sociales, actitudinales y económincas de su entrono social y familiar.

Era habitual considerar que estos alumnos no necesitaban de una atención educativa específica ya que ellos por sí solos eran capaces de adaptarse a su contexto. pero con la aparición del “Libro Blanco” fueron considerados como alumnos con necesidades educativas especiales (nees). Aunque según Anastassi (1977) el interés por las personas sobresalientes se remonta a la antigüedad grecorromana, no se empieza a a cobrar verdadera importancia hasa el sivlo XIX cunado hace aparición la psicología científica y se empieza a investigar los aspectos innatos o hereditarios que pudieran tener.

Se han producido diferentes definiciones y se han considerado una diversidad de criterios en su conceptualización. Hoy en día, existen una diversidad de términos que relacionados con la posesión de capacidades intelecuales superiores, suponen conceptos y matices distintos.

* Superdotado: Genio, talento, altas capacidades, prodigio… (Tras la última revisión terminológica, Altas capacidades Intelectuales).

La conceptualización fue evolucionando hasta llegar a la definición establecida por el Informe Marlan (1971) siendo hoy por hoy una de las más aceptadas: “son aquellos identificados por personas cualificadas profesionalmente, que en virtud de aptitudes excepcionales, son capaces de un alto rendimiento. son niños que requieren programas y/o servicios educativos superiores a los que de manera habitual proporciona un programa escolar normal para llevar a cabo su contribución a sí mismos y a la sociedad“. Pueden tener potencialidad en áreas tales como: capacidad intelectual generaa, una actitud académica específica, pensamiento creativo y/o productivo, capacidad de liderazgo así como sobresalir en artes visuales y representativas y por último capacidad motriz.

Se han de incluir tres elementos básicos (Teoría de los tres anillos) y utlizarlos en cualquier área válida de su desarrollo y que si fallara una de las características ya no se hablaría de altas capacidades:

  • Capacidad Intelectual.

  • Alto nivel de creatividad.

  • Alta implicación en la tarea o motivación.

Para finalizar podemos decir que en la actualidad, hablamos de altas capacidades cuando además de un alto nivel de resolución de tareas intelectuales existe un fuerte nivel de creatividad y de pensamiento productivo de una manera general y no parcial en la actividad del sujeto.

CARACTERÍSTICAS:

  • Son personas abiertas a cosas y situaciones nuevas. Son muy observadoras.

  • Interés por los conceptos abstractos.

  • Les gusta resolver sus propios problemas. Tienen una forma de pensar.

  • Disfrutan creando e inventando. Gran capacidad de concentración abstrayéndose del entorno que les rodea.

  • Persistentes y muy sensibles.

DIFICULTADES:

  • Confiados.

  • Pueden ser bastantes desobedientes ya que muestran gran resistencia a las instrucciones de los demás.

  • Les cuesta asumir y aceptar lo que no es lógico.

  • Constante obsesión por crear y descubrir.

  • Resistencia a ser interrumpido y pude ser rígido e inflexible.

  • Necesita tener éxito y se muestra frustrado con la inactividad o falta de progreso.

ALUMNADO CON DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

DIFICULTADES ESPECÍFICAS DEL APRENDIZAJE:

Dificultades significativas en la adquisición y uso de la lectura, escritura, cálculo y razonamiento matemático. Esta subcategoría se aplicará a partir de la etapa de educación primaria. Clasificación:

  • Dificultades específicas en el aprendizaje de la lectura de la escritura o dislexia. Dificultades en la decodificación fonológica y/o en el reconocimiento de palabras interfiriendo en el rendimiento académico, con un retraso lector, de al menos dos desviaciones típicas, o bien que presente un percentil 25 o menor a éste en pruebas estandarizadas, resistente a la intervención. Suele ir acompañado de problemas de escritura.
  • Dificultades específicas en el aprendizaje de la escritura o disgrafía. Dificultades en la exactitud de la escritura de palabras, en las habilidades de procesamiento fonológico, a la hora de llevar a cabo la asociación fonema- grafema, en la sintaxis y en la composición que puede estar acompañada de dificultades en los procesos grafomotores, interfiriendo en el rendimiento académico, con un retraso en la escritura, de al menos dos desviaciones típicas, o bien que presente un percentil 25 o menos a éste en pruebas estandarizadas, resistente a la intervención..
  • Dificultades específicas en el aprendizaje de la escritura o disortografía. Dificultades en la escritura en la aplicación de la ortografía arbitraria y/o las reglas ortográficas que no afecta al trazo o grafía de la palabra, con un retraso en los aspectos ortográficos de la escritura, de al menos dos desviaciones típicas, o bien que presente un percentil 25 o menos a éste en pruebas estandarizadas, resistente a la intervención.
  • Dificultades específicas en el aprendizaje del cálculo o discalculia. Bajo rendimiento en el cálculo operatorio, sustracción, multiplicación y división, y en ocasiones en la comprensión de problemas verbales aritméticos, interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso en el cálculo aritmético de al menos dos desviaciones típicas o bien que presente un percentil 25 o menos a éste en pruebas estandarizadas, resistente a la intervención.

DIFICULTADES DE APRENDIZAJE POR RETRASO EN EL LENGUAJE:

Alumnado que presente un desfase significativo en la aparición o desarrollo de alguno o todos los componentes del lenguaje, siendo éste el motivo por el que le cuesta acceder a los aprendizajes escolares, especialmente, en lo que se refiere a la expresión oral y escrita y/o la comprensión.

DIFICULTADES DE APRENDIZAJE POR CAPACIDAD INTELECTUAL LÍMITE:

Alumnado que presenta un cociente intelectual inferior al de la población general (CI entre 70 y 80). suele tener bajos rendimientos académicos ya que manifiesta lentitud en el aprendizaje, no usa estrategias eficaces, no optimiza la memoria operativa, ni adquiere las habilidades necesarias para llevar a cabo con éxito las diferentes tareas académicas. Puede tener problemas adaptativos y emocionales, dificultades para tomar iniciativas y desenvolverse en determinadas situaciones de la vida cotidiana.

DIFICULTADES DEL APRENDIZAJE DERIVADAS DE TRASTORNOS POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD:

El alumnado que presenta trastorno por déficit de atención con hiperactividad a partir de lo establecido en la LOE modificada por LOMCE , se considera como un colectivo diferenciado dentro de las neae. Con objeto de dar respuesta lo más ajustada posible a sus necesidades educativas se establece la posibilidad de considerarlo tanto como acneae asociadas a dificultades de aprendizaje, será que presente un patrón persistente de falta de atención e impulsividad con o sin hiperactividad, afectando al aprendizaje escolar y a la adaptación social y familiar, precisando por ello una atención educativa diferente a la ordinaria, es decir la aplicación de medidas específicas que no implique recursos específicos para su desarrollo.

 

INSTRUCCIONES 22 JUNIO 2015, DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE PARTICIPACIÓN Y EQUIDAD, POR LAS QUE SE ESTABLECE EL PROTOCOLO DE DETECCIÓN, IDENTIFICACIÓN DEL ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO Y ORGANIZACIÓN DE LA RESPUESTA EDUCATIVA.

ALUMNADO CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

TRASTORNOS GRAVES DEL DESARROLLO:

Retraso grave en la aparición de los hitos evolutivos, que requiere un diagnóstico inicial o provisional. Se aplicará sólo en la Etapa de Educación Infantil. Clasificación:

  • Retraso evolutivo grave o profundo: Retraso en la aparición de los hitos evolutivos promediados en dos o más de las áreas de desarrollo ( psicomotor, perceptivo- cognitivos, comunicación, autonomía, relación personal, etc.) de dos o más desviaciones típicas.
  • Trastornos graves del desarrollo del lenguaje: alteración o retraso grave en el desarrollo del lenguaje en dos o mas desviaciones típicas, sin ser posible aun un diagnóstico.
  • Trastornos graves en el desarrollo psicomotor: Alteración grave en el desarrollo psicomotor en dos o más desviaciones típicas y no se ha diagnosticado una discapacidad física.

DISCAPACIDAD VISUAL:

Ceguera o disminución visual grave en ambos ojos con la mejor corrección óptica y con implicaciones importantes en el aprendizaje escolar-. La visión en ambos ojos reúne, al menos, una de las siguientes condiciones: agudeza visual igual o inferior a 0,3 obtenida con la mejor correción óptica posible y/o campo visual menor o igual a 10 grados. Clasificación:

  • Ceguera. Ausencia total de visión.
  • Baja visión. Restos de los casos, siempre que reúna los requisitos establecidos con carácter general.

DISCAPACIDAD INTELECTUAL:

Capacidad intelectual general significativamente por debajo del promedio (un C.I de 70 o inferior) y limitaciones significativas en la participación y el desenvolvimiento en uno o más aspectos básicos del funcionamiento de actividades de la vida diaria, en comparación con los miembros de su misma edad y grupo cultural. Aparece durante la etapa de desarrollo antes de los 18 años de edad. Clasificación:

  • leve. C.I entre 50-55 y aproximadamente 70.
  • Moderada. C.I entre 35-40 y 50-55.
  • Grave. C. I entre 20-25 y 34-40.
  • Profunda. C.I inferior a 20-25.

DISCAPACIDAD AUDITIVA:

Pérdida auditiva que implica un déficit importante en la comunicación y en el acceso al lenguaje. Clasificación:

  • Hipoacusia. Pérdida de audición entre 20 y 70 dB.
  • Sordera. Pérdida de audición superior a 70 dB.

TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN:

Alteraciones graves en las habilidades verbales y/o pragmáticas del lenguaje que afectan a su adquisición y desarrollo. Clasificación:

  • Afasia: Trastorno del lenguaje que afecta tanto a la expresión como a la comprensión del mismo. Aparece después de que el lenguaje ha sido adquirido, debido a lesiones en áreas del sistema nervioso central.
  • Trastornos específicos del lenguaje: déficit del desarrollo del lenguaje expresivo y/o receptivo verbal, que se caracteriza por un inicio retrasado del lenguaje, por un desarrollo relentizado y/o por una alteración cualitativa del mismo que no se asocia con discapacidad sensorial, física, intelectual, trastornos del espectro autista, alteraciones en el aparato fonoartuculatorio, disfunciones cerebrales evidentes, ni privaciones socioafectivas. 3 tipos:
    • Trastornos específicos del lenguaje expresivos. Alteraciones en los componentes expresivos del lenguaje, manifestada en los elementos fonológicos, léxicos, sintácticos y/o morfológicos.
    • Trastornos específicos del lenguaje mixtos. Combinación de alteraciones en el ámbito expresivo y receptivo.
    • Trastornos específicos del lenguaje semántico- pragmático. Alteración en los componentes funcionales del lenguaje que se manifiesta por la dificultad para utilizar la comunicación verbal y no verbal en contextos naturales y que afecta significativamente al desarrollo de las relaciones sociales.
  • Trastornos del habla: Alteraciones graves en la articulación, motivada por lesión cerebral o malformación de los órganos fonoarticulatorios, o en la fluidez del habla. 3 tipos:
    • Disglosia. Alteraciones en la articulación producida por anomalías anatómicas o malformaciones en los órganos fonoarticulatorios.
    • Disartria. Alteraciones en la articulación producida por una lesión cerebral que origina parálisis o ataxia en los músculos de los órganos de fonación.
    • Disfemia. Trastorno de la fluidez del habla que se caracteriza por una expresión verbal interrumpida en su ritmo de un modo más o menos brusco que repercuta directamente en el proceso de aprendizaje precisando medidas educativas específicas que impliquen recursos específicos.

DISCAPACIDAD FÍSICA:

Limitación física y/o motriz debida a un mal funcionamiento del sistema óseo articular, muscular y/o nervioso, que, en grado variable, suponen ciertas restricciones a la hora de enfrentarse a algunas de las actividades propias de la edad y que afecten de forma importante el aprendizaje escolar. Clasificación:

  • Lesiones de origen cerebral.
  • Lesiones de origen medular.
  • Trastornos neuromusculares.
  • Lesiones del sistema osteoarticular.

TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA:

Trastornos caracterizados por alteraciones cualitativas en la interacción social, la comunicación y la imaginación, así como por la presencia de patrones estereotipados de conductas e intereses. Clasificación:

  • Autismo. Presencia de alteraciones cualitativas de la interacción social y de la comunicación así como patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados. En un porcentaje amplio de casos, lleva asociada discapacidad intelectual.
  • Síndrome de Asperger. Presencia de alteraciones cualitativas de la interacción e imaginación social, pobre comunicación verbal, presencia de un repertorio restringido, estereotipado y repetitivo de actividades e intereses, sin déficit o retrasos graves en los aspectos formales del lenguaje, no presentando discapacidad intelectual. En algunos casos, torpeza motriz.
  • Síndrome de Rett. Trastorno, descrito hasta ahora sólo en niñas, que aparece entre los 7 meses y 2 años, caracterizado por pérdida parcial o completa de capacidades manuales adquiridas, desarrollo del lenguaje expresivo y receptivo gravemente afectado, retraso psicomotor grave y desaceleración del perímetro craneal. El desarrollo social y lúdico se detiene en el segundo o tercer año, pero el interés social suele mantenerse.
  • Trastorno desintegrativo infantil. Tras un desarrollo aparentemente normal se produce una pérdida significativa de las habilidades ya adquiridas antes de los 10 años.
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

TRASTORNOS GRAVES DE CONDUCTA:

Patrones de comportamiento inadaptados y persistentes en al menos dos ámbitos distintos de socialización, que implican un deterioro del funcionamiento diario e incontrolabilidad manifiesta de los comportamientos por parte de las personas encargadas de su cuidado y educación. Repercuten en el propio desarrollo y generan consecuencias negativas para si mismo y/o para los demás y requieren intervenciones multidisciplinares y coordinación intersectorial. Clasificación:

  • Trastorno disocial. Patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas sociales propias de la edad, caracterizado por agresión a personas y animales, destrucción de la propiedad, fraudulencia y robo.
  • Trastorno por negativismo desafiante. Patrón repetitivo y persistente de comportamiento negativista, hostil y desafiante que se caracteriza por un enfrentamiento continuo con los adultos y con todas aquellas personas que tengan algún rango de autoridad es especial dentro de la familia y de la escuela.
  • Trastorno de comportamiento perturbador no especificado. Se incluyen los trastornos de comportamiento que causas grave deterioro de la actividad académica, social o familiar pero que no cumplen los criterios señalados en las anteriores categorías.

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON Y SIN HIPERACTIVIDAD:

Patrón persistente de falta de atención e impulsividad con o sin hiperactividad. Supone alteraciones en alguna de estas áreas, aunque en grados diferentes, afectando de forma significativa al aprendizaje escolar y a la adaptación social y familiar.

  • Predominio del décit de atención. Síntomas de desatención persistentes por lo menos durante 6 meses.
  • Predominio de la impulsividad- hiperactividad. Síntomas de impulsividad e hiperactividad que persisten por lo menos durante 6 meses.
  • Tipo combinado. Síntomas de desatención, impulsividad e hiperactividad que persisten por lo menos durante 6 meses.

OTROS TRASTORNOS MENTALES:

Graves trastornos de la personalidad o mentales que afectan a los procesos cognitivos, emocionales y/o sociales. Se caracterizan por una alteración significativa en la expresión de las emociones, de las necesidades y de los impulsos. Estos trastornos implican un grave deterioro en la actividad escolar, que supongan adoptar cualquier medida de atención a la diversidad y /o requerir atención especializada.

ENFERMEDADES RARAS Y CRÓNICAS:

Enfermedad considerada rara y/o crónica que, sin haber sido incluida en ninguna de las necesidades educativas especiales anteriores, resulte discapacitante, y que, a consecuencia de la misma, el alumno o la alumna requiera atención especializada en el contexto escolar o una supervisión constante.

 

INSTRUCCIONES 22 JUNIO 2015, DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE PARTICIPACIÓN Y EQUIDAD, POR LAS QUE SE ESTABLECE EL PROTOCOLO DE DETECCIÓN, IDENTIFICACIÓN DEL ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO Y ORGANIZACIÓN DE LA RESPUESTA EDUCATIVA.

ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO

Alumnado que requiere por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, una atención educativa diferente a la ordinaria por presentar necesidades educativas especiales; dificultades de aprendizaje; altas capacidades intelectuales; o precisar de acciones de carácter compensatorio.

A estos efectos, se considerará atención educativa diferente a la ordinaria la aplicación de medidas específicas que pueden o no implicar recursos específicos para su desarrollo.

  1. ALUMNADO CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES

Alumnado que requiere, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, una atención específica, derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta, trastornos graves del desarrollo o TDAH.

  1. ALUMNADO CON DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

Alumnado que requiere, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, una atención educativa diferente a la ordinaria por presentar desórdenes significativos en los procesos cognitivos básicos implicados en los procesos de aprendizaje, que interfiere significativamente en el rendimiento escolar y en las actividades de la vida cotidiana del alumno o alumna y que no vienen determinados por una discapacidad intelectual, sensorial o motórica emocional grave, ni por falta de oportunidades para el aprendizaje o por factores socioculturales. Por tanto, pueden presentarse simultáneamente pero no son el resultado de estas condiciones.

Se entiende que interfieren significativamente en el rendimiento escolar cuando el alumno o alumna presenta desfase curricular ( en el ritmo de aprendizaje y desarrollo que implique una atención más personalizada, en el 2º ciclo de educación infantil; de al menos un curso, en la etapa de educación primaria; de al menos dos cursos en educación secundaria) en relación con lo establecido en el Proyecto Educativo del centro y/o retrasos significativos en los procesos de lectura, escritura, cálculo, expresión o comprensión.

  1. ALUMNADO CON ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES

Alumnado que maneja y relaciona múltiples recursos cognitivos de tipo lógico, numérico, espacial, de memoria, verbal y creativo, o bien destaca especialmente y de manera excepcional en el manejo de uno o varios de ellos.

  1. ALUMNADO QUE PRECISA DE ACCIONES DE CARÁCTER COMPENSATORIO

Alumnado que precisa una atención educativa diferente a la ordinaria y de acciones de carácter compensatorio para el desarrollo y/o la consecución de las competencias clave, así como para la inclusión social y, en consecuencia, la reducción o eliminación del fracaso escolar.

 

INSTRUCCIONES DE 22 DE JUNIO DE 2015, DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE PARTICIPACIÓN Y EQUIDAD, POR LAS QUE SE ESTABLECE EL PROTOCOLO DE DETECCIÓN, IDENTIFICACIÓN DEL ALUMNADO CON NECESIDADES ESPECÍFICAS DE APOYO EDUCATIVO Y ORGANIZACIÓN DE LA RESPUESTA EDUCATIVA.

Trastorno del espectro autista (TEA)

La palabra autismo tiene su origen del griego “autos” que significa “propio, uno mismo”. Este término fue utilizado por primera vez en su historia por el psiquiatra Eugene Bleuler en 1912.

Autismo: “enigmática anormalidad del cerebro que es el trastorno prototípico del desarrollo social cognitivo que impide que los niños y niñas desarrollen habilidades sociales, comunicativas y cognitivas normales, es un trastorno grave e incapacitante, que afecta a múltiples funciones del desarrollo psicológico, que nos muestra no sólo retraso, sino cualitativamente alterado, a modo de distorsión, respecto al desarrollo normal”. Francisco Tortosa y Manuel Gómez (2003).

El DSM-IV, definía el autismo y sus trastornos asociados como TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO (TGD). En la nueva revisión, el DSM-V, esa definición ha sido sustituida por el término TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA), que han sido incluidos a su vez dentro de una categoría más amplia de TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO. Los cambios incorporados han eliminado criterios diagnósticos utilizados desde hace décadas para el diagnóstico del autismo y de los trastornos asociados.

En el DSM-IV, la categoría de los trastornos generalizados del desarrollo comportan cinco subtipos de autismo:

  1. El trastorno autista.

  2. El síndrome de Asperger.

  3. El trastorno desintegrativo infantil.

  4. El trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD no especificado)

  5. El síndrome de Rett.

El DSM-5 ha sustituido cuatro de estos subtipos (trastorno autista, síndrome de Asperger, trastorno desintegrativo infantil y TGD no especificado) por la categoría general “trastornos del espectro autista” (TEA). El síndrome de Rett ya no forma parte de este sistema de clasificación. En lugar de hacer distinción entre estos subtipos, la definición diagnóstica del DSM-5 especifica tres niveles de gravedad en los síntomas, así como el nivel de apoyo necesario.

  • Síndrome de Asperger:

    Trastorno Grave de Personalidad con las mismas características destacadas por Kanner pero se diferencia en varios aspectos:

    • No presentan alteraciones funcionales y estructurales en el lenguaje, aunque sí pragmáticas.

    • Poseen un vocabulario y sintaxis perfecto.

    • no hay retraso general del lenguaje significativo.

    • Poseen capacidades normales de inteligencia impersonales fría a la que se asocian habilidades extraordinarias en áreas restringidas ( cálculo, lectura…)

    • Alteración cualitativa de la interacción social (incapacidad para relacionarse con los demás, ausencia de reciprocidad social o emocional, ausencia de interés por compartir…)

    • Patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados.

  • Trastorno desintegrativo infantil:

    Pérdida de funciones y capacidades adquiridas por el niño o la niña después de los dos años y antes de los diez, una clara regresión.

    • Alteraciones de las capacidades de relación y comunicación, es decir en la interacción social.

    • Estereotipias motoras, de conducta y actividad mental.

    • Alucinaciones y delirios esquizofrenias en algunos casos.

  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado:

    Se caracteriza por una alteración grave y extendida en tres áreas específicas del desarrollo: las habilidades lingüísticas, las relaciones sociales y la conducta e intereses. Se trata de un trastorno que incluye a todos los niños que presentan dificultades en su desarrollo pero que no cumplen con otros criterios diagnósticos específicos.

  • Síndrome de Rett:

    El síndrome de Rett es un trastorno caracterizado por una evolución normal inicial seguida por la pérdida del uso voluntario de las manos, movimientos característicos de las manos, un crecimiento retardado del cerebro y de la cabeza, dificultades para caminar, convulsiones y retraso mental. El síndrome afecta casi exclusivamente a niñas y mujeres.

Los síntomas deben estar presentes desde la infancia temprana, aunque pueden no manifestarse plenamente hasta que la limitación de las capacidades impide la respuesta a las exigencias sociales.

Si hablamos de las manifestaciones externas ( déficit, excesos, desviaciones) dependen de la gravedad del autismo, la edad cronológica y la edad mental de la persona que lo padezca pueden ser muy diferentes entre dos individuos. Como en otras alteraciones del desarrollo infantil, la gravedad de la afectación que padezca cada sujeto es muy variada

En el plano cognitivo presentan un importante deterioro en la capacidad que debería servirles para desenvolverse en el mundo social o mundo mental (cognición social y psicológia intuitiva).

Presentan generalmente unas buenas capacidades en las áreas visoespaciales (pensamiento visual, habilidades para el dibujo…), de manera mecánica y de motricidad.

  • Desde el nacimiento a los doce meses de vida:

En la interacción social se produce una falta de respuesta y/o rechazo al contacto con las personas. Frecuentes los problemas en alimentación de sueño, llanto constante o ausencia de llanto propositivo.

  • De los doce a los veinticuatro meses:

Se da aislamiento y ausencia de juego interpersonal, o presencia de patrones muy desviados con respecto al desarrollo normal. En cuanto al lenguaje, algunos tienen un comienzo adecuado pero no progresan. En el aspecto conductual, suelen manifestarse movimientos corporales estereotipados.

  • De los dos a los tres años:

La interacción con los iguales no es normal. El juego como actividad compartida e imaginativa no existe. Se hace más patente la desviación en los patrones de comunicación (ausencia de gestos, entonación inadecuada,…).

  • De los tres a los seis años:

La alteración social es claramente manifiesta. La alteración en la comunicación también lo es. Posturas corporales anormales. Pueden ser frecuentes los berrinches inmotivados, al menos aparentemente. crisis epilépticas-

  • De los seis años a la adolescencia:

Tienden a disminuir algunos de los problemas de conducta y la educación adecuada ha podido normalmente aliviar la sintomatología.

  • De la adolescencia a la vida adulta:

Persiste la incapacidad de contagio emocional, de empatía, y la alteración social. Patrones complejos de conducta ritualista. En algunos casos se pueden dar comportamientos apáticos y desmotivados.